Documento de Facultad, Número 15

doc19El consenso de Washington y América del Sur. Dos Realidades contrapuestas: Venezuela y Brasil
Francisco Aravena [Autor]
ISSN 0719-6555 versión impresa; ISSN 0719-6563 versión en línea
45 pp.
210 x 297 mm.

 

El estudio “El Consenso de Washington y América del Sur, dos realidades contrapuestas: Venezuela y Brasil”, muestra dos experiencias en que la definición de políticas públicas se inserta, en los procesos de reforma del Estado que han seguido la mayoría de los países de la región en los últimos quince años. En el primer caso se hace parcialmente resultado a la postre una experiencia fallida que dará lugar en el mediano plazo a un régimen populista; en tanto que en el segundo caso, se hace con perseverancia pese a los cambios de gobierno que se producen y apunta como proceso al fortalecimiento de las instituciones que son la base de todo crecimiento integral y sostenido.

En la introducción el autor se refiere a que América del Sur, con pocas excepciones, al finalizar la década de los ochenta mostraba un panorama económico desalentador: paralización del crecimiento, una alta inflación y una abultada deuda externa. Esto se tradujo en que en los inicios de la década de los noventa se hizo un diagnóstico, por diversas personalidades académicas y por representantes de organismos financieros internacionales -como el FMI y el Banco Mundial- un severo diagnóstico del porqué se estaba en semejante situación y se formularon, a la vez, una serie de recomendaciones para superar dicha crisis, que ciertamente afectaba al crecimiento. Tales recomendaciones se encuentran en las conclusiones de la referida reunión y se han dado a llamar Consenso de Washington, a las que el estudio se refiere. Estas recomendaciones fueron las que se aplicaron, con diversas intensidades, en los países de la región, a través de la elaboración y aplicación de reformas estructurales a la economía. En el presente documento se analizan dos casos de diferente resultado: Venezuela y Brasil.

En Venezuela, a causa de la incapacidad del sistema y de los actores políticos de procesar los costos sociales iniciales de la transformación, el proceso de reforma se revirtió. En Brasil, en cambio, la transformación ha sido más lenta pero con avances significativos, al ir incorporando al proceso a actores políticos que antes mostraban su oposición a ella.