Piñera y el Partido Socialista nunca habían tenido tanto en común: lo que unió el comercio

Mayo 15, 2017

El curioso caso de las inversiones del Partido Socialista en SQM, Pampa Calichera y en autopistas urbanas, no solo es la imagen de un doble discurso sobre los nexos entre la política y el mundo empresarial, sino que también hace un paralelismo sobre su propia realidad con la del expresidente Sebastián Piñera.

Tal es la situación que el mismo presidente del PS, Álvaro Elizalde, dijo a la prensa -sin que se le preguntara- que “yo no soy Piñera”, adelantando una vara sobre cómo se realizaría un nuevo estándar de probidad.

Los casos del PS y del exmandatario tienen semejanzas: ambos son cuestionados por sus negocios, aseguran desconocer las inversiones de sus dineros y existe un nuevo compromiso por la transparencia y de respeto a la ley.

Los hechos, casi calcados, incluso llaman a las teorías sobre una supuesta filtración de las informaciones para “golpear” al PS en medio de un año electoral, jugando al empate para desviar la atención sobre el candidato Piñera.

Ante el espejo

Lo cierto es que la inversión se tomó la agenda política y el control de daños ya está en funcionamiento.  El cientista político y experto electoral de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, consideró que la polémica es una “puñalada en la línea de flotación del PS” y que eventualmente, tendrá efectos en la intención presidencial del independiente Alejandro Guillier.

“En ambos casos hay dudas sobre la independencia del poder político del económico. Más allá de los montos, para el ciudadano de a pie, ambos agentes cometen la misma infracción. En el caso de Piñera, al menos, los votantes conocen de las prácticas de su candidato y lo aceptan tal cual es, es una raya más para el tigre. En cambio, para el PS o a Guillier, le podría pasar algo similar a lo que pasó con Velasco y con ME-O, que presentándose como los candidatos de la transparencia, aparecieron vinculados a casos cuestionables”.

Sobre si esta “tormenta” es solo pasajera, el experto dice: “lo mismo pensamos de Velasco y de ME-O”.

“Guillier no se hizo copartícipe del partido y se distanció del PS. Eso es pan hoy y hambre mañana, aún tiene que recolectar las firmas y necesita de ese partido para la primera vuelta. Por lo tanto, optó por seguir con la figura de independiente, sin pensar que el Partido Socialista es clave para llegar a segunda vuelta”, agregó.

Además, para Morales, “el PS es el partido que sacrificó a Lagos por Guillier, el hecho que haya sido abrazado por el socialismo es muy difícil de sacárselo de encima. La gente ya lo identifica como parte de una coalición, no necesariamente como independiente y con esto el PS le dio el abrazo del oso”.

Flanco abierto

Opinión diferente es la del decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Central de Chile, Marco Moreno, quien desestimó un efecto negativo sobre las presidenciales, aunque destacando que vuelve a poner en la agenda “la relación poco transparente entre dinero y política”.

“Si bien es cierto la relación del Partido Socialista y el de Piñera son legales, lo cuestionable es que los partidos sean poco transparentes sobre las finanzas personales o institucionales y cómo su manejo se podría ver afectado cuando estos políticos tienen que legislar o tomar decisiones que afectan a sus intereses”.

Para Moreno, la crisis socialista no debería afectar a su abanderado presidencial, pero sí advierte que queda un flanco abierto para los ataques de la derecha.

“La oposición intentará sacar el mayor provecho político. Piñera ya comenzó con el ánimo de empatar sobre la situación personal y nublar cualquier crítica que los partidos oficialistas sobre cómo ha manejado sus finanzas”.

El escudo de Guillier

Al parecer del analista político Max Colodro, Guillier jugó sus cartas para separarse del escándalo condenando el caso, cerrando el espacio de acción al partido, quienes solo pudieron aclarar la situación.

“Dado el manejo que el PS ha tenido del tema, esto termina en un escándalo político más allá de lo razonable. En ese escenario a Guillier no le queda más alternativa que tratar de tomar distancia. Es lógico que quiera evitar las esquirlas de la situación que afecta al PS. Más que responsabilizar a Guillier por esa decisión, siento que hay una responsabilidad del PS en el mal manejo que ha tenido de esta situación”, dijo Colodro a La Segunda.

Fuente: www.cambio21.cl

Categorias:

Noticias Recientes en ésta categoría

« | »